Orzonaga y el faedo

Orzonaga y el faedo hasta la Fonfría de Llombera
(León, montaña central.- agosto de 2020)

Los viajes por los pueblos de montaña son la oportunidad, también, de abrir la mirada a los paisajes vestidos de prados y bosques, recorridos por arroyos y siempre sorprendentes con su variedad de flores y plantas. El caminar pausado, los cielos limpios del verano, el aire de las cumbres, abren paso a nuevos pensamientos y otra forma de mirar la vida, tan pujante y renovada con el paso del tiempo.

Estamos en Orzonaga. El caserío aparece agrupado con su uniformidad de tejados rojos y paredes de piedra características de los pueblos leoneses de montaña. La primera impresión es de alivio al comprobar que no se han construido inmuebles que rompan la tradicional armonía de su conjunto urbanístico. El arroyo de la Mediana transcurre a lo largo del lugar con sus aguas claras. Algunas casas lucen abundantes emparrados en sus fachadas y otras adornan puertas y ventanas con motivos originales en los que se combinan los utensilios comunes con plantas, paraguas, pantalones o abarcas sosteniendo ramilletes de flores. El agua corre por las acequias a pie de muro y un puentecito de madera da acceso al inmueble. En una esquina se ha instalado un pequeño parque de animales domésticos y del entorno construidos con diferentes materiales reciclados, y en lo alto de una colina a la salida del pueblo se alza la silueta gigantesca de un mamut. Todo es evocación de la antigua riqueza de la comarca.

En su recogimiento, Orzonaga se ofrece a la contemplación sosegada y apacible. A su entrada y poco antes de alcanzar la plaza del pueblo alrededor de una fuente, encontramos las señales para acceder al faedo, bien siguiendo la pista de la izquierda señalada como de mayor dificultad, o bien siguiendo la de la derecha de fácil paseo a través de un camino llano en su primera parte y que va tomando altura poco a poco siempre a la sombra de los abundantes robles que crecen a un lado y otro del camino seguidos de los prados y chopos que se alzan hacia la orilla del río.

Hemos tomado el camino de la derecha, llegando hasta la Fonfría a los pies de Llombera en el Concejo de Gordón, para volver atravesando el faedo por la otra ruta  que escala la montaña y atraviesa un largo cordal en el que se encuentra un refugio y desde el que las vistas se abren al entorno montañoso de la cordillera y los valles. Luego, en el descenso, poblado de robles, se advierte la dificultad señalada y advertida, sobre todo en el último tramo, hasta alcanzar de nuevo Orzonaga.

El recorrido está salpicado de los restos mineros de las explotaciones del pasado siglo XX, bocaminas y escombreras que la vida del monte se va comiendo y sepultando bajo su manto verde. El faedo es de caminar apacible; un extenso conjunto de hayas jóvenes salpicado de ejemplares centenarios que hacen del paseo una delicia.

Desde Orzonaga se puede caminar también hasta Coladilla, tomando un camino a la derecha a la misma salida del pueblo por el que hacemos el recorrido hacia el faedo y Llombera.

Una sorpresa veraniega en la que el frescor del agua y su abundancia ponen el rumor de su música a la contemplación de las rocas calcáreas y la frondosa sombra de los bosques.

Datos.-
ORZONAGA: 1040 m de altura
Recorrido total:12,5 Km
Altura máxima: 1273 m
Desnivel no acumulado: 233 m
Acceso a Orzonaga: Desde León por la carretera de Matallana de Torío, pasado el barrio de la Estación dirección a Vegacervera, salida a mano izquierda.

González Alonso
Acceso a otras fotografías del recorrido:  https://photos.app.goo.gl/n5uVmGvrwmWh9i5F7

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s