Jerez de los Caballeros (Badajoz)

P1230382Jerez de los Caballeros
12 de septiembre de 2022

Si te diriges a Jerez de los Caballeros desde la hermosa e interesante Olivenza, lo harás  recorriendo una carretera comarcal estrecha, y en numerosos tramos muy estrecha (Ba-081), pero de alto interés paisajístico. Las dehesas se suceden unas a otras y sobre las laderas y colinas el verde de los alcornocales se confunde con los demás verdes de la campiña en un cuadro bien pintado en las hondonadas y claros dominados por cerros arbolados de encinas y alcornoques. En el recorrido pasaremos por Higuera de Vargas, y en Alconchel se descubre en la cumbre del altozano el magnífico castillo roquero de Miraflores reconstruido por los templarios en la Edad Media. La vista domina una amplia cuenca y el pueblo se recoge con su caserío blanco al pie de los recios muros de la defensa alzada a 296 metros de altura. Hoy día, ya restaurado, ha sido recuperado como emplazamiento turístico y hostelero.

P1230366Jerez de los Caballeros sobrepasa los nueve mil habitantes; situado en los límites de Huelva, al sur de Badajoz, y próximo a la frontera portuguesa. Enseguida se adivina la importancia estratégica del enclave por el que transcurre la Vía de la Plata, equidistante de la ciudad portuaria de Huelva y la ciudad de Mérida, hoy capital administrativa de de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

La Prehistoria se hizo hueco por estas tierras y se habla de la posible fundación del lugar por los fenicios con el nombre de Ceret; se sabe de la impronta romana y la denominación con la que fue conocida, Fama Lulia Sera o Caeriana, así como de la huella visigoda. En la Edad Media, Jerez de los Caballeros será conquistada por Alfonso IX de León, pasando ocasionalmente a manos portuguesas. En 1594 formaba parte de la provincia de León de la Orden de Santiago.

Todo el pueblo se extiende sobre una suave ladera; la primera mirada deja descubrir las elevadas torres de sus iglesias, entre las que destacan las de San Bartolomé y San Miguel; ambas iglesias, de estilo barroco con algunas partes góticas, deslumbran con sus torres campanario. En la de San Bartolomé la decoración de la torre y una de las fachadas resulta deslumbrante por el colorido y profusión de motivos ornamentales. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 2011.

La arquitectura barroca está basada en puntos, curvas, elipses, espirales y formas policéntricas complejas de motivos que se intersacan unos con otros. El recurso al estucado facilita el modelado y tallado de motivos ornamentales de apariencia marmórea.

P1230380Desde la altura de la torre campanario de San Bartolomé, además de sus campanas, puede contemplarse todo Jerez de los Caballeros, amurallado y bien defendido por su soberbio castillo templario. En la explanada de la fortaleza, sobre el lienzo de la muralla, se alza todavía la llamada Torre Ensangrentada donde fueron degollados los caballeros templarios que se resistieron a la disolución de la Orden ordenada por el papa Clemente V.

La visita a los monumentos precitados, además de la admiración que despiertan, no deja de ser una fuente inagotable de conocimiento histórico donde se cruzan razas, religiones, creencias y arte, y donde se sedimentaron a lo largo de los siglos el románico, el mudéjar, el gótico y el barroco que hoy nos deslumbra.

Cuna de navegantes y conquistadores, Jerez de los Caballeros acoge actualmente entre sus calles estrechas, sus casas nobles y palacios, el ambiente apacible de un pueblo que ofrece al visitante el regalo del tiempo que desee disfrutar entre sus gentes. Destacan, entre todos los demás, los nombres de los conquistadores Vasco Núñez de Balboa, de quien se conserva la pila bautismal en la iglesia de San Bartolomé, y Hernando de Soto.

P1230421Callejeando y al filo del mediodía nos topamos con el Restaurante la Ermita, instalado en una antigua iglesia desacralizada que conserva intacto su interior, con su retablo, el púlpito y algunos cuadros de temas religiosos. Al ambiente, muy agradable, contribuye también la atención en el servicio y los platos de la carta. No se puede pedir más para completar la visita a Jerez de los Caballeros. El poeta Luis Rosales, que pasó por aquí, dejó unos versos que lo dicen todo:

La cal se encuentra en la calle
como el azul en el cielo.
Qué bien mereces tu nombre
Jerez de los caballeros.

Y no vamos, ni por asomo, a contradecir al poeta. Dicho.

González Alonso

P1230403

PARA VER: MÁS IMÁGENES DE JEREZ DE LOS CABALLEROS

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s