Geras de Gordón, el faedo de la Boyariza y la foz del Palanco

Geras de Gordón, el faedo de la Boyariza y la foz del Palanco

El antiguo concejo de Gordón reúne hoy día 17 enclaves de población irregular con la capital municipal de La Pola de Gordón. Cada pueblo se encuentra apostado en un entorno natural y montañoso de singular belleza. Primeramente con una economía sustentada en la ganadería y la agricultura de subsistencia y luego, con la llegada del ferrocarril, en las explotaciones mineras del carbón, llegó a alcanzar su mayor número de habitantes en los años 60 del pasado siglo XX. A la actividad agropecuaria en retroceso y la del carbón en auge se sumaba el atractivo de su clima veraniego, sano y soleado, para numerosos visitantes, madrileños y –sobre todo- de las vecinas tierras asturianas. En La Pola se construyó el Preventorio o Casa Infantil Covadonga que alojaba tandas de niños y niñas asturianos por turnos de tres meses, y funcionó durante años un hospital o casa de acogida para tuberculosos.

Hoy día, desmantelada la antigua actividad ganadera y cerrada definitivamente la industria del carbón, el concejo gordonés se debate en la encrucijada de la búsqueda de un futuro para sus gentes que, poco a poco, van abandonando el territorio.

La declaración del espacio geográfico gordonés como parte de la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga, el río principal que vertebra este concejo y los de Villamanín y La Robla, puede ser una oportunidad y un punto de partida para el desarrollo en la explotación sostenible de sus recursos y la puesta en marcha de actividades vinculadas al ecoturismo, deportivas de montaña y la ganadería y sus productos. Ya en los tiempos pasados se dispuso de fábrica de harinas y fábrica de quesos que alcanzaron cierto renombre. Sigue leyendo

Vegacervera (León)

Vegacervera (León, agosto de 2020)
Vegacervera, a los pies de la Cordillera Cantábrica, barrera calcárea de macizos deslumbrantes, valles amenos y feraces de montaña, bosques y retamas abatidas por los vientos recios de las cumbres, se abre paso hacia Valporquero y la monumentalidad estalactítica de sus cuevas, calificadas de catedral subterránea de León, a través de las impresionantes hoces abiertas por el río Torío, de etimología incierta y, con toda seguridad, prerromana.

Pero hay otro acceso más agreste y montaraz iniciando un ascenso desde Valporquero hacia los 1491 metros del Collado Rasón, salvando un desnivel de 454 metros en algo más de 4 kilómetros de marcha. El constante blanco calcáreo de los roquedales y los intensos verdes de los bosques de roble que van dando paso al ganar altura a los verdes de las escobas, piornos y retamas, así como el suelo alfombrado por la hierba tendida y las florecillas moradas que llaman quitameriendas, son un espectáculo al que se sumará el vuelo circular y solemne de las aves rapaces que anidan las alturas. Sigue leyendo

Orzonaga y el faedo

Orzonaga y el faedo hasta la Fonfría de Llombera
(León, montaña central.- agosto de 2020)

Los viajes por los pueblos de montaña son la oportunidad, también, de abrir la mirada a los paisajes vestidos de prados y bosques, recorridos por arroyos y siempre sorprendentes con su variedad de flores y plantas. El caminar pausado, los cielos limpios del verano, el aire de las cumbres, abren paso a nuevos pensamientos y otra forma de mirar la vida, tan pujante y renovada con el paso del tiempo.

Estamos en Orzonaga. El caserío aparece agrupado con su uniformidad de tejados rojos y paredes de piedra características de los pueblos leoneses de montaña. La primera impresión es de alivio al comprobar que no se han construido inmuebles que rompan la tradicional armonía de su conjunto urbanístico. El arroyo de la Mediana transcurre a lo largo del lugar con sus aguas claras. Algunas casas lucen abundantes emparrados en sus fachadas y otras adornan puertas y ventanas con motivos originales en los que se combinan los utensilios comunes con plantas, paraguas, pantalones o abarcas sosteniendo ramilletes de flores. El agua corre por las acequias a pie de muro y un puentecito de madera da acceso al inmueble. En una esquina se ha instalado un pequeño parque de animales domésticos y del entorno construidos con diferentes materiales reciclados, y en lo alto de una colina a la salida del pueblo se alza la silueta gigantesca de un mamut. Todo es evocación de la antigua riqueza de la comarca. Sigue leyendo

San Leonardo y alrededores (Soria)

.

San Leonardo (Soria) y los alrededores, en la tarde de un 31 de octubre y un 1 de noviembre

.

Son las fechas de “todos los santos”, y los pinares de Navaleno, esplendorosos de días soleados, están sin una seta. La excursión, por eso, no pierde atractivo. Las cumbres del macizo de Urbión y sus extensos bosques son un espectáculo admirable y una tentadora invitación a dejarse perder entre ellos.

Así que, haciendo parada en San Leonardo de Yagüe y después de instalarse en el hotel Manrique de Lara, a 70 € la habitación doble con desayuno, con vistas a las ruinas iluminadas del castillo, bien ubicado y confortablemente equipado, cogemos las carreteras que culebrean por entre la sierra, comunican entre sí a los pueblos burgaleses y sorianos de la zona, se hunden en las masas forestales de pinos y acompañan en buena medida el curso alto desde donde nace el río Duero que cantara Antonio Machado cuando poeta y río coincidieron en Soria.

De San Leonardo avanzando hacia el norte, y tras un almuerzo campestre en el entorno verde de un pinar a orillas de un apacible arroyo, seguimos camino de Vilviestre del Pinar, Quintanar de la Sierra y, ya próximos a Regumiel donde se informa e indica la existencia de huellas de dinosaurios, alcanzaremos el lugar de la Virgen de la Revenga. Sigue leyendo

Breve viaje a la poesía y el Arte en Valladolid, 2017

Teatro Zorrilla.- Sala Experimental
Valladolid, 5 de abril de 2017

Debo declarar que la jornada de presentación de “Lucernarios” (Editorial Vitruvio.-Madrid) dentro de las jornadas del I Ciclo de Poesía Ciudad de Valladolid 2017, fue un éxito feliz, que también hay éxitos amargos. A la felicidad del éxito contribuyeron de manera eficaz los organizadores, el grupo Pergamino y a su frente el poeta Manuel González, el grupo PerVersos con Fran Soto, el Ayuntamiento, el propio Teatro Zorrilla y la Universidad como patrocinadores junto con otras firmas y colaboradores como Leer, Centro Buen Día, 5Imagen, etc.; pero, además, fue decisiva la asistencia del público que llenó la Sala Experimental del Teatro Zorrilla, asistencia que se viene repitiendo en cada uno de los actos y lugares donde se va celebrando este evento por el que ya han pasado y pasarán autores de la talla del premio Cervantes, el leonés Antonio Gamoneda, el también leonés Rafael Saravia, la gaditana vinculada a la ciudad de León, Raquel Lanseros, o poetas del calado de un José Antonio de Villena, Carlos Aganzo, Antonio Orihuela, Fran Soto, Uberto Stabile, Karmelo Iribarren y Luís García Montero, entre otros.

El miércoles, día 5, me encontré acompañado y ofreciendo mi compañía a Antonio Royuela, malagueño de Córdoba o cordobés de Málaga, como escribió el periodista que cubrió el acto y que a mí mismo se refirió también como leonés de Bilbao o bilbaíno de León. Antonio es persona afable y natural, colega de la profesión de la Enseñanza que él ejerce en Andalucía, atento y de fácil, amable y amena conversación. Su presencia y sus versos pusieron la Sigue leyendo

Ávila y Sierra de Gredos en 2015

Ávila y Sierra de Gredos.- Primavera de 2015

Muralla de Ávila.Teresa de ÁvilaMurallas de ÁvilaLa vuelta a Ávila en esta tercera ocasión venía precedida por el interés especial de la celebración del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, la excepcional escritora y mujer que iluminó, junto con San Juan de la Cruz, la literatura mística española del siglo XVI. Con este motivo, la ciudad de Ávila, junto con la salmantina Alba de Tormes, organizó una edición de Las Edades del Hombre. La visita, pues, transcurrió entre el arte religioso y la exaltación de Teresa de Ávila, el paseo por la ciudad monumental y la gastronomía, en el espacio de dos días soleados y fríos de primavera.

Santa Teresa de Jesús- VitralLas Edades del Hombre recogen, para mi disgusto, una visión oscura y hasta tenebrosa de la vida de Teresa de Jesús y del catolicismo. Tres iglesias acogen la exposición, centrada en el personaje de la santa, haciendo excesivo hincapié en el aspecto religioso y la experiencia espiritual de Teresa en detrimento de la cuestión humana, familiar y la faceta literaria. El contexto histórico sirve de marco para explicar los aspectos relevantes en la experiencia de Teresa: Inquisición, Reforma luterana y Contrarreforma tridentina, Lepanto, el Imperio Español en Europa, América y Asia, Fray Bartolomé de las Casas y la cuestión indígena, etc. La impresión general que se desprende de la visita es la de presentarnos una época obsesionada con la muerte, reveladora de un cristianismo triste y sufriente, cargado de culpas y castigos, tormentos y penitencias. Una espiritualidad tenebrosa en contraste con la luminosidad de la figura de Teresa de Jesús y la frescura de sus escritos, sobre todo la poesía, tan apasionados y cargados de un intenso amor místico hecho con los mimbres del amor carnal. Pienso que Santa Teresa no se merece una cosa así. Queda muy poco o nada de su espíritu jovial, alegre y hasta bromista y mucho, demasiado, de su tormento. Sigue leyendo

ARRIBES DEL DUERO, el mundo del agua y el granito (II)

Arribes del Duero, el mundo del agua y el granito (II)
22 de mayo de 2019

Saldremos de mañana de Fermoselle en dirección a la presa de La Almendra, gigantesca obra hidráulica que cierra el paso del río Tormes en un angosto desfiladero. Dando la vuelta tomaremos la dirección de Fariza; en el recorrido, de una belleza natural, se puede apreciar en su valor la arquitectura popular sayaguesa en los puentes y pasos bajos de ríos y arroyos a base de grandes losas de granito puestas sobre enormes morrillos a modo de tajamares, en las construcciones agrarias, las paredes para las demarcaciones de las fincas y lo pintoresco de sus casas. Entre las fincas se alzan muros de piedra seca construidos entre pilones de una sola pieza y cierta altura, semejantes a pequeños monolitos, que sujetan otras piedras alargadas de similar tamaño acostadas a uno y otro lado de las verticales. También colocan algunas losas planas que hacen de cubierta. El resto de la actividad agrícola y ganadera y de la vida del entorno hace acto de presencia con los rebaños de ovejas con sus perros, pastor o pastora, ocupando todo el ancho de la estrecha calzada, así como las noticias de las romerías de los días principales y festivos en las que se sacan los pendones, tan tradicionales del reino leonés, que aquí son totalmente blancos. Desde Fariza harán la procesión hasta la iglesia de Ntra. Sra. Del Castillo, elevada sobre el cerro ocupado antes por un antiguo castro vetón o vacceo según los restos documentados en el lugar. Una iglesia interesante en un entorno ameno con su pradería y arbolado bien cuidado, y una curiosa inscripción sobre una piedra colocada en la entrada del porche, que no sabría identificar, tal vez algún signo o símbolo de origen masónico. Sigue leyendo

ARRIBES DEL DUERO, el mundo del agua y el granito (I)

Arribes del Duero, el mundo del agua y el granito (I)
22 de mayo de 2019

El Duero, a su paso por tierras zamoranas del Sayago, choca frontalmente con el granito, se retuerce y labra un paisaje de hoces y desfiladeros tomando dirección sur hacia territorios salmantinos con la constancia del agua en su trabajo, erosionando y cavando gargantas que llegan a sobrepasar los 200 metros de profundidad. Decir que el resultado de este choque brutal del agua y el granito es espectacular, está de más. En esta labor el Duero recibe la ayuda del abundante caudal del Esla por su derecha y la acción decidida del Tormes, por su izquierda.

Estas tierras, que junto con las portuguesas de Tras os Montes de la otra orilla formaron parte del Reino de León, conservan, además de su peculiar orografía, el aire de la vida tradicional en la que han ido calando las formas de la modernidad con cierta calma y acomodo. Territorios y comarcas de asentamientos judíos, de aquellos que fueron alejándose hacia Portugal tras su expulsión de España en 1.492 con los Reyes Católicos, y que dejaron su impronta en los pueblos por donde fueron pasando.

La penillanura, de abundantes y frondosos bosques de encinas y robles, se extiende en extensas dehesas ganaderas. Otras especies arbóreas se dan en este espacio de los arribes, tales como el alcornoque, el enebro y el almez; éste último forma bosques de almezales cerca de las orillas de los ríos. Es un árbol pariente del olmo que da frutos comestibles, aunque se usan –principalmente- para consumo de los animales. Se relaciona con Ulises, de quien se dice que tras comer el fruto del almez, él y su tripulación olvidaron el nombre de su patria. Los colores de la primavera nos regala la vista de una intensa gama de verdes, amapolas, cantuesos, lavandas y los amarillos de los matorrales formados por chumberas, jaras, piornos, retamas y abundantes tomillos. El cantueso o lavándula stoechas, también conocido –entre otros nombres- como tomillo borriquero, es un arbusto de flores moradas y un aroma entre la lavanda y el tomillo. Tiene propiedades medicinales y, como nota curiosa, puede usarse como repelente de los mosquitos. Sigue leyendo

Cervatos, la Colegiata de San Pedro

CERVATOS, la colegiata de San Pedro
21 de mayo de 2019

Pasando de Cantabria hacia la meseta palentina por la Sierra de Híjar, en el municipio de Campoo de Enmedio, nos encontramos con Cervatos; este lugar de escaso y bien conservado caserío acoge, en su parte alta, una interesante colegiata románica consagrada a San Pedro. Fue construida como monasterio en 1.129 y regido por la orden benedictina; luego alcanzaría el título y poder de colegiata con los agustinos y los privilegios concedidos por Urraca I y Alfonso IX, reyes de León. La colegiata se desenvolvía con mayor autonomía y dominio de los territorios que controlaba. El auge del Camino de Santiago, instaurado por el rey asturiano Alfonso II el Casto y desarrollado bajo el reinado de Alfonso VI de León, beneficiaron de manera decisiva a la colegiata de Cervatos.

¿Pero qué es lo que llama poderosamente la atención de esta colegiata? Sin ninguna duda, digamos que nos asombran los motivos escultóricos de su exterior, extendidos por los capiteles de las arcadas de la fachada, los arcos torales y los canecillos que se extienden hasta su ábside. Mirando al siglo XII con la mirada del siglo XXI, no parecen encajarnos las representaciones profanas en las que, junto a escenas de la vida cotidiana, se representan todo tipo de escenas eróticas y de carácter sexual con escenas explícitas; los motivos obscenos nos sorprenden en un mundo medieval de profunda cultura religiosa y sobre las paredes de un templo. Con cierta dificultad debido a la erosión y el paso del tiempo, se pueden contemplar prácticas sexuales que superan al Kamasutra. Un hombre sentado nos muestra su enorme falo o una mujer con las piernas abiertas exhibe sus órganos sexuales; en otras escenas se representan experiencias sexuales con animales y  otras de distinto tinte lujurioso acompañadas de las que hacen alusión a la gula, acompañadas de aquellas en las que aparecen distintos instrumentos musicales de carácter popular como la pandereta, la flauta, el cuerno o el rabel. También podemos ver la representación de la manzana como símbolo de la tentación y los animales considerados negativos como el mono, la cabra y la liebre.

Sigue leyendo

Navaleno (Soria), entre amigos y setas

Navaleno, entre amigos y setas
(Soria, 6-7-8 de noviembre de 2015)

..
Las tierras sorianas son siempre un destino oportuno y ofrecen siempre atractivos suficientes, paisajísticos, de costumbres, festivos y gastronómicos, como para justificar el viaje.

Las fechas otoñales de noviembre, además de la ya tradicional matanza del gocho y las castañas (que en tierras leonesas de Zamora y León se recogen en la celebración del magosto), nos regalan la posibilidad de la recolección de las setas. Los pinares de Navaleno se pueblan de gentes que, armadas de cestos de mimbre e ilusión, se entregan a la búsqueda y recolección de las variedades micológicas que ofrecen los montes y la posibilidad de pasear bajo  la sombra del bosque y al sol de los claros que se abren en las laderas y vaguadas.

El buen tiempo, si acompaña, todo lo hace más fácil y agradable. Así fue en estos pasados días y, con todo a favor, el grupo habitual de amigos que casi cada año acostumbramos a llegar hasta Navaleno, nos instalamos en el Hostal La Tablada, al lado de la plaza del Ayuntamiento. El alojamiento, antigua residencia de ancianos, es sencillo, de habitaciones amplias con baño, ofrece servicio de comedor y tiene un precio muy atractivo de 35€ por noche en habitación doble con desayuno. La atención y el servicio, muy cordiales.

Sigue leyendo