Polonia (V).- Cracovia, la otra orilla del Vístula

CRACOVIA, abril de 2014 ( Polonia )

Cracovia se refugia al sur de Polonia, en los primeros pliegues de las montañas Tatra y próxima a Auschwitz y Birkenau, lugares que dan nombre a uno de los episodios más trágicos de la actuación nazi durante la segunda guerra mundial de 1939. En mitad de la feraz belleza de los campos polacos, la realidad del genocidio y el desgarro de la memoria lo cubren todo de una profunda tristeza.

Rodando el tren por los cuatrocientos ochenta kilómetros de la uniforme campiña polaca y más de veinticinco estaciones entre Poznan y Cracovia, pueden verse cultivos de cereales, la omnipresente soja con sus flores amarillentas, huertos en los alrededores de las pequeñas poblaciones, escasos campos yermos y abundante bosque y arbolado. Pinos, fresnos, olmos y otras especies como el haya, el roble albar, abedul, álamo, avellano, arce blanco o el tilo, se suceden aquí y allá en masas bien compactas o entre los campos, acercándose en ocasiones hasta las vías del tren. Hay niños en los alrededores de algunas estaciones que se acercan a decir adiós saludando el paso del tren. El río Oder u Odra, se presenta caudaloso a su paso lento y pausado por la ciudad de Wroklaw, que se adivina atractiva y parece invitar a la visita. Pero el tren sigue su marcha.

Sigue leyendo

Anuncio publicitario

POLONIA (IV).- Poznan

POLONIA (IV) POZNAN
26 de abril de 2014

El tren arranca de la estación de Torun para ir abandonando la ribera del Vístula camino de Poznan. La inacabable y magnífica campiña polaca acompaña el rítmico traqueteo del convoy a su paso próximo a granjas, campos cultivados y abundancia de bosques.

La llegada a Poznan y el hostel u hostal previsto para el alojamiento es tranquila y apacible. Las dificultades idiomáticas para hacernos entender desaparecerán gracias a la fortuita presencia de un joven estudiante español que nos echa una mano y nos adelanta algunas informaciones sobre la ciudad. No es raro oír hablar español debido a la gran afluencia de estudiantes  en Poznan merced al programa europeo Erasmus; los precios de los restaurantes son, en general, asequibles, y en la misma Oficina de Información y Turismo podremos también recibir información en nuestro idioma.

Sigue leyendo

POLONIA (III).- Chelmno

POLONIA(3) CHELMNO

A 45 Km de Torun y hora y media de camino en autobús de línea, llegar a Chelmno (dígase Jelmo o no te entenderán) es un buen pretexto para seguir el curso del río Vístula y apreciar con tranquilidad la extensa llanura pintada de verde y los campos florecidos de amarillo de la colza, que en polaco y según la información que nos dio una amable joven en el autobús, escribió rzepak y pronunció como jepak.

El recorrido, lento y entrando y saliendo de las poblaciones muy despacio y pasando por las que se encuentran alejadas de la carretera principal, proporciona la ocasión de ver pequeñas explotaciones agropecuarias y las casas más sencillas, incluso humildes, de los campesinos y granjeros. También, sorprendentemente, subió al autobús un deshollinador tocado con un sombrero de copa, vestido de negro y con sus cuerdas y cepillos al hombro. Luego, en la ciudad, otro grupo de deshollinadores, estos tocados con gorra, se cruzaron en nuestro camino.

Sigue leyendo

POLONIA (II).- Torun, la larga orilla del Vístula

TORUN, la larga orilla del Vístula

Arranca el tren de la estación de Varsovia con total puntualidad. El destino es Torun, a unos 235 kms siguiendo el curso del río Vístula hacia el noroeste. El viaje es lento por medio de la amplia llanura polaca de verdes de primavera. Extensos campos cultivados y sembrados contrastan con otros, pardos, esperando la siembra. La población aparece de forma dispersa en medio de abundante arbolado. Resulta admirable el paisaje de este país de bosques y praderas. Al paso del tren se hace visible la diversidad de especies; tilos, alerces o álamos negros, hayas, pinos, arces campestres, robles o abedules, se distribuyen por todo lo largo y ancho del recorrido. El tren recibe a numerosos jóvenes estudiantes. Una chica lee poesía. Todo es un pausado discurrir del tiempo entre estación y estación. La lluvia hace acto de presencia.

Sigue leyendo

Polonia (I).- Varsovia

VARSOVIA
Abril de 2014

Varsovia, a nuestra llegada, es la lluvia y la primavera en su amplitud de avenidas y plazas, auténtico empedrado  de sus calles solitarias, el río Vístula caudaloso bajo la misma lluvia y corriendo calmado bajo inmensos puentes, y es iglesias que evocan la Semana Santa, catedral en rojo de ladrillo gótico y blanco de cal, aristas multiplicadas, bóvedas de crucería y pilares adornados de banderas coloristas; también es el Castillo Real frente al que se eleva, en la amplia plaza, la monumental columna de veintidós metros de altura sosteniendo la imponente talla del rey Segismundo; y es también la plaza de la ciudad antigua, perfectamente reconstruida en su ambiente y estilo arquitectónico después de su total destrucción a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

Sigue leyendo