Grecia (ll).- Islas Cícladas: por Naxos y Santorini

Naxos es la isla de los dioses; se cuenta que en ella Teseo abandonó a Ariadna en su huida  de Creta, después de que la misma princesa le hubiera ayudado  a encontrar la salida del laberinto de Cnosos tras dar muerte al minotauro. Se trata de una isla relativamente grande, con cultivos de aceitunas, almendras y vino de gran calidad. De hecho, también se dice que Dionisios sedujo a Ariadna después de ser abandonada por Teseo y, tal vez, el vino tendría algo que ver con todo ello. Asimismo, sobresale la isla por la abundancia de canteras de mármol, con pueblos casi enteramente construídos con este material, como es el caso de Apiranthos, donde todas sus calles, escaleras y escalinatas, están hechas de hermosas losas de mármol.

Recorrer la isla de Naxos es disfrutar de los contrastes; pero, sobre todo, es escalar, ascender y descender puertos de montaña que van dejando paso a pueblos singulares como Hallkia, Filoti, Koronidas o Koronos, para llegar a tocar en el destino posible del pequeño puerto de Apolonos y tener la oportunidad de asombrarse con las dimensiones de una estatua yacente, el llamado kouros de Dionisios, inacabada y abandonada  en la misma cantera de donde la estaban arrancando, debido a  los problemas que presenta con las grietas del mármol.

Sigue leyendo

León, la Calle Ancha

León, la Calle Ancha

.

Subiendo o bajando por la Calle Ancha de León estás recorriendo uno de los tramos con más historia de la ciudad y una de las arterias con más animación entre el Barrio Húmedo y las calles que se arremolinan en derredor de la Plaza Torres de Omaña. Calle peatonal en un centro histórico y monumental con el conjunto medieval de sus calles estrechas de trazado irregular y sus pequeñas plazas también de desigual trazado.

Sigue leyendo

León, dos calles, dos visitas y tres bares

León, tres bares y dos calles extramuros, más dos visitas: al León romano y al Santo Grial de San Isidoro

agosto de 2014

TRES BARES
Más allá del perímetro romano y medieval de la ciudad, se encuentra otro León cargado de avatares y de historia; de ese León destacamos, hoy, tres bares sobresalientes por el ambiente y la espectacularidad de sus tapas y servicio de comidas, ya que –además- resultan ser cervecerías o restaurantes.

La tradición consolidada de ofrecer tapas con las consumiciones es un signo distintivo de esta ciudad, recientemente reconocida como la mejor de España en cuanto a la calidad de las tapas, la cantidad y el mejor precio. El bar que se precie y quiera mantener una buena clientela, ofrecerá siempre algo que roce lo espectacular y sorprendente para acompañar cualquier tipo de bebida.

Lo habitual en las tapas es tirar de los productos y platos típicos leoneses, entre los que no pueden faltar la morcilla y la cecina. Las sopas de ajo, cocido de garbanzos, bacalao al ajo arriero o huevos fritos a la leonesa, ocupan parte de esta oferta sorprendente a la hora de tomar una cerveza o un vino que, un buen número de leoneses, prefieren de mencía o de prieto picudo, variedades autóctonas muy celebradas. La tortilla de patata, las patatas picantes al estilo de Blas, que hicieron escuela en los años 60, los arroces, el huevo cocido con pimentón o las aceitunas negras  condimentadas además de con  pimentón (producto habitual junto con el laurel en todos los platos leoneses ), con un poco de sal, aceite y cebolla picada, también tienen presencia en la oferta de tapeo. Sigue leyendo