Praga.- República Checa

Praga en la memoria
2007

Ciudad de leyenda y leyendas, a las cuales resultan ser muy aficionados los checos. Entre ellas se cuenta en Praga la del hombre de hierro que se ahorcó después de conocer la muerte de su joven prometida ahogándose en las aguas del Moldava, desesperada al verse rechazada en su boda porque el hombre creía que ella le había sido infiel. ¡Ay, los celos! Dicen que el llamado hombre de hierro se aparece cada 100 años, pero estábamos en Praga a dos de su próxima aparición, que sería en 2009, así que no resultaría probable encontrárselo paseando su culpa por ninguno de los puentes tendidos sobre el río.

Hemos dicho el Moldava, ese río majestuoso que conduce su impresionante caudal por el medio de Praga y sus orillas abrazadas por numerosos puentes entre los que destaca el de Carlos IV. Imprescindible cruzarlo varias veces. Festonado de altas estatuas, este puente gótico une directamente la Ciudad Vieja con el castillo de Praga en la otra orilla.

Sigue leyendo

Anuncios

Polonia (V).- Cracovia, la otra orilla del Vístula

CRACOVIA, abril de 2014 ( Polonia )

Cracovia se refugia al sur de Polonia, en los primeros pliegues de las montañas Tatra y próxima a Auschwitz y Birkenau, lugares que dan nombre a uno de los episodios más trágicos de la actuación nazi durante la segunda guerra mundial de 1939. En mitad de la feraz belleza de los campos polacos, la realidad del genocidio y el desgarro de la memoria lo cubren todo de una profunda tristeza.

Rodando el tren por los cuatrocientos ochenta kilómetros de la uniforme campiña polaca y más de veinticinco estaciones entre Poznan y Cracovia, pueden verse cultivos de cereales, la omnipresente soja con sus flores amarillentas, huertos en los alrededores de las pequeñas poblaciones, escasos campos yermos y abundante bosque y arbolado. Pinos, fresnos, olmos y otras especies como el haya, el roble albar, abedul, álamo, avellano, arce blanco o el tilo, se suceden aquí y allá en masas bien compactas o entre los campos, acercándose en ocasiones hasta las vías del tren. Hay niños en los alrededores de algunas estaciones que se acercan a decir adiós saludando el paso del tren. El río Oder u Odra, se presenta caudaloso a su paso lento y pausado por la ciudad de Wroklaw, que se adivina atractiva y parece invitar a la visita. Pero el tren sigue su marcha.

Sigue leyendo

POLONIA (IV).- Poznan

POLONIA (IV) POZNAN
26 de abril de 2014

El tren arranca de la estación de Torun para ir abandonando la ribera del Vístula camino de Poznan. La inacabable y magnífica campiña polaca acompaña el rítmico traqueteo del convoy a su paso próximo a granjas, campos cultivados y abundancia de bosques.

La llegada a Poznan y el hostel u hostal previsto para el alojamiento es tranquila y apacible. Las dificultades idiomáticas para hacernos entender desaparecerán gracias a la fortuita presencia de un joven estudiante español que nos echa una mano y nos adelanta algunas informaciones sobre la ciudad. No es raro oír hablar español debido a la gran afluencia de estudiantes  en Poznan merced al programa europeo Erasmus; los precios de los restaurantes son, en general, asequibles, y en la misma Oficina de Información y Turismo podremos también recibir información en nuestro idioma.

Sigue leyendo

POLONIA (III).- Chelmno

POLONIA(3) CHELMNO

A 45 Km de Torun y hora y media de camino en autobús de línea, llegar a Chelmno (dígase Jelmo o no te entenderán) es un buen pretexto para seguir el curso del río Vístula y apreciar con tranquilidad la extensa llanura de verde y los campos florecidos de amarillo de la colza, que en polaco y según la información que nos dio una amable joven en el autobús, escribió rzepak y pronunció como jepak.

El recorrido, lento y entrando y saliendo de las poblaciones al paso y las que se encuentran abandonando la carretera principal, proporciona la ocasión de ver granjas pequeñas y las casas más sencillas, incluso humildes, de los campesinos y granjeros. También, sorprendentemente, subió al autobús un deshollinador tocado de sombrero de copa, vestido de negro y con sus cuerdas y cepillos al hombro. Luego, en la ciudad, otro grupo de deshollinadores, estos tocados con gorra, se cruzaron en nuestro.

Sigue leyendo

POLONIA (II).- Torun, la larga orilla del Vístula

TORUN, la larga orilla del Vístula

Arranca el tren de la estación de Varsovia con total puntualidad. El destino es Torun, a unos 235 kms siguiendo el curso del río Vístula hacia el noroeste. El viaje es lento por medio de la amplia llanura polaca de verdes de primavera. Extensos campos cultivados y sembrados contrastan con otros, pardos, esperando la siembra. La población aparece de forma dispersa en medio de abundante arbolado. Resulta admirable el paisaje de este país de bosques y praderas. Al paso del tren se hace visible la diversidad de especies; tilos, alerces o álamos negros, hayas, pinos, arces campestres, robles o abedules, se distribuyen por todo lo largo y ancho del recorrido. El tren recibe a numerosos jóvenes estudiantes. Una chica lee poesía. Todo es un pausado discurrir del tiempo entre estación y estación. La lluvia hace acto de presencia.

Sigue leyendo

Polonia (I).- Varsovia

VARSOVIA
Abril de 2014

Varsovia, a nuestra llegada, es la lluvia y la primavera en su amplitud de avenidas y plazas, auténtico empedrado por los suelos de sus calles solitarias, el río Vístula caudalosos bajo la misma lluvia corriendo calmado bajo inmensos puentes y es iglesias que evocan la Semana Santa, catedral en rojo de ladrillo gótico y blanco de cal, aristas multiplicadas y bóvedas de crucería y pilares adornados de banderas coloristas; también es el Castillo Real frente al que se eleva, en la amplia plaza, la monumental columna de veintidós metros de altura sosteniendo la imponente talla del rey Segismundo; y es también la plaza de la ciudad antigua, perfectamente reconstruída en su ambiente y estilo arquitectónico después de su total destrución a lo largo de la segunda guerra mundial.

Sigue leyendo

Cerdeña, el corazón mediterráneo

Cerdeña, agosto de 2015

..
Tal vez el mejor modo de llegar a una isla sea a través del mar para desembarcar en un puerto. Parece más natural y la isla más isla. Así, la actual isla italiana de Cerdeña se nos descubrió a través de Porto Torres y directamente nos dirigimos a Sássari, con sus pocos restos de lo que fue un soberbio castillo construido en 1330 por las tropas españolas de la corona aragonesa en el espacio que hoy ocupa una amplia y despejada plaza bien cerrada por edificios de austera belleza renacentista; esta plaza y sus alrededores conforman el casco histórico de esta ciudad a pocos kilómetros de la costa.

Tras un breve descanso acompañado de la comida de mediodía en uno de los restaurantes aledaños a la plaza, la ruta a Olbia, atravesando la isla de oeste a este por su parte norte, transcurre por una carretera aceptable, con muchos tramos en obras, curvas y la alternancia de montañas y valles de atractiva belleza. A la altura de Codrongianus se impone una parada para admirar la Basílica di Saccargia, al pie de la misma carretera, con su espectacular arquitectura de estilo románico toscano del S. XII, construida en basalto negro y piedra caliza, lo que le confiere un aire de originalidad en la disposición de los dos colores de la piedra en bandas horizontales. Su interior acoge unas hermosas representaciones pictóricas en forma de frescos. Luego, la llegada a Olbia, bien organizada alrededor de su puerto, para a continuación acceder a la colina en la que se emplaza el hotel Luna Lughente, en la carretera que conduce a Pitulongu y Golfo Aranci, y desde donde se divisa la bahía con la rocosa isla de Tavolara al frente.

Sigue leyendo

Mallorca; la magia renovada.- marzo de 2018

MALLORCA, la magia renovada.- marzo de 2018

No nos lo deberíamos pensar dos veces el volver a cualquier lugar visitado antes. La memoria guarda bellos recuerdos, pero también mezcla cosas, las evoca asociadas a nuestro particular estado de ánimo, a la climatología, la edad, y hay que tener presente que la memoria sólo es aquello que nos queda después del olvido. Así que me parece oportuno volver al lugar ya conocido y experimentarlo con nuevas emociones y, también, nuevos descubrimientos. De la manera antedicha volvimos a Mallorca, objeto de hasta tres visitas anteriores y siempre –como cualquier destino- abierto a nuevos encuentros.

Lo primero que hay que dejar a un lado al llegar a Mallorca es la idea de un lugar reservado exclusivamente al turismo de sol y playa. Sobre todo si te acercas a la isla fuera de la temporada veraniega. Mallorca es un espectáculo rico y variado paisajísticamente hablando, y también una reserva histórica y cultural que hunde sus raíces en la Prehistoria. Y todo ello impregna el carácter y el modo de ser  y sentir de los isleños, el paisanaje que da vida y sentido a la belleza indiscutible de este rincón mediterráneo, herido –que no muerto- en algunos de sus espacios naturales por el mal gusto y la ambición de la oferta turística.

Sigue leyendo

Grecia (III).- Atenas, la capital

 

Las cariátides del Erecteion en la Acrópolis.El Partenón de la Acrópolis de Atenas.Teseio o Templo de Hefesto en la cima de la colina de Ágoraios Kolonos en el ágora (Acrópolis)

Estoy dándole vueltas en la mano al komboloi, una especie de rosario de cuentas azules, diecinueve piedrecitas redondeadas, que compré en Atenas. No se usa para rezar, me explicó la atenta dependienta que me lo vendió, sino para relajarse. Después, intentó enseñarme un par de movimientos con el komboloi (pensamiento) y ante mi manifiesta torpeza, sonriendo, añadió que sólo era para relajarse, pero que si me estresaba lo podía dejar. Creo que lo dejaré por ahora; me temo, no obstante, que los griegos van a tener que utilizarlo también para rezar y, si existen los milagros, tal vez a ellos, y a nosotros con ellos, vaya a ser un milagro lo que les consiga salvar de una situación económica tan injusta como gravosa para los ciudadanos tal y como la que nos están haciendo sufrir, padecer y pagar.

Iglesia bizantina de Capnikarea en la calle Ermú del barrio de MonastirakiReconozco que éste no es un comienzo muy alentador para mirar a la Acrópolis de la capital y cuna de la cultura occidental; pero la situación en que vivimos se impone y nos impone algunas preguntas sobre los porqués de que países como Grecia, Italia, Portugal o España estén siempre en el punto de mira de las mayores dificultades. Entre los recovecos de las calles del barrio de Plaka hay una plaza en la que estaba la llamada puerta de Lysícrates y su famosa lámpara, construída en premio por costear el importe del coro de una función de teatro en la que había resultado vencedor. Pero vivió en Atenas otro hombre llamado Diógenes, que además era sabio, asceta y filósofo, y que recorría las calles de la ciudad con otra lámpara, ésta de mano, encendida durante el día y a pleno sol con la pretensión de encontrar un hombre, un hombre auténtico, íntegro, honesto, según explicaba a quienes le preguntaban por la razón de su conducta. Si en los tiempos de Diógenes, ni siquiera ayudándose de una lámpara a la luz del día, era imposible encontrar un hombre de verdad, ¡qué vamos a encontrar en los tiempos que corren! Mirando la plaza y el monumento que me hicieron evocar la figura de Diógenes, pensé que si éste fue incapaz de hallar un solo hombre honesto en Atenas, sí consiguió que todos los ciudadanos, corruptos, innobles, mentirosos o déspotas, se tropezaran con la luz de su linterna que denunciaba la condición de cada cual y que no podrían evitarla aunque agacharan la cabeza, miraran para otro lado o le dedicaran algún exabrupto o palabras henchidas de orgullo, desprecio y socarronería. La luz de la razón, aun débil en la mitad del día con su sol, es poderosa. ¿Cuántas lámparas nos tocará levantar en la mitad del día?

Sigue leyendo

Grecia (ll).- Islas Cícladas: por Naxos y Santorini

Naxos es la isla de los dioses; se cuenta que en ella Teseo abandonó a Ariadna en su huida  de Creta, después de que la misma princesa le hubiera ayudado  a encontrar la salida del laberinto de Cnosos tras dar muerte al minotauro. Se trata de una isla relativamente grande, con cultivos de aceitunas, almendras y vino de gran calidad. De hecho, también se dice que Dionisios sedujo a Ariadna después de ser abandonada por Teseo y, tal vez, el vino tendría algo que ver con todo ello. Asimismo, sobresale la isla por la abundancia de canteras de mármol, con pueblos casi enteramente construídos con este material, como es el caso de Apiranthos, donde todas sus calles, escaleras y escalinatas, están hechas de hermosas losas de mármol.

Recorrer la isla de Naxos es disfrutar de los contrastes; pero, sobre todo, es escalar, ascender y descender puertos de montaña que van dejando paso a pueblos singulares como Hallkia, Filoti, Koronidas o Koronos, para llegar a tocar en el destino posible del pequeño puerto de Apolonos y tener la oportunidad de asombrarse con las dimensiones de una estatua yacente, el llamado kouros de Dionisios, inacabada y abandonada  en la misma cantera de donde la estaban arrancando, debido a  los problemas que presenta con las grietas del mármol.

Sigue leyendo