Los pendones leoneses y Las Cantaderas en las fiestas de San Froilán

Los pendones leoneses
Los días mágicos de octubre por San Froilán

Los primeros días de octubre la ciudad de León se puebla de conmemoraciones históricas, leyendas, milagros y tradiciones al amparo de los paños de los pendones. La antigua capital del viejo reino leonés vuelca su imaginario popular por las calles y plazas, la catedral, los claustros y las iglesias hasta la mismísima basílica de la Virgen del Camino, pendiente arriba a través de Trobajo del Camino, a varios kilómetros de la capital.

Son estas fiestas como un río desbordado de la imaginación para contarnos, en la lengua milenaria y misteriosa de las historias de los filandones, las raíces de una identidad medieval que pregonan y pasean los pendones, desplegados con todos sus colores, en las más de cien varas de dimensiones que alcanzan, en muchos casos, los catorce metros de altura.

Las jornadas de esa semana festiva engarzan una historia fantástica en la página de cada día. La lectura de esa historia se extiende a todos los rincones del Reino de León y los vínculos con sus tierras. Sigue leyendo

Lois y la Cátedra de Latín en la montaña leonesa

Lois, verano de 2020

Veníamos de Riaño camino de León cuando, tras una curva, apareció la indicación a Lois. Sin pensarlo dos veces, giré a la derecha para adentrarnos por una angosta carretera de unos ocho kilómetros que te parecen el doble por su estrechura y trazado sinuoso corriendo en sentido contrario al lado del río Dueñas, afluente del Esla, causante de esta estrecha garganta en medio de la montaña leonesa del Parque Regional de los Picos de Europa.

Lois pertenece al municipio de Crémenes; situado a 1.200 metros de altitud y escondido en el entorno montañoso y agreste de la Cordillera Cantábrica leonesa, sorprende por su aislamiento y belleza, rodeado de un paisaje espectacular de alta montaña. Lo que te preguntas es cómo debió de ser la vida en este lugar en el que las casas de piedra y blasonadas con escudos de armas se remontan al siglo XVII. Y cómo, hace más de doscientos años, fue posible la fundación de la denominada Cátedra de Latín. Esta especie de seminario que a partir de 1740 facilitó la formación académica de tantas personas que luego fueron ilustres, se debió a Jerónimo Rodríguez-Castañón Valbuena,
natural del lugar, con la finalidad de facilitar el “estudio de la gramática” y las primeras letras a quienes no pudieran hacerlo Sigue leyendo

León, la calle de La Rúa

La calle de La Rúa de León

El viajero que se acerca por primera vez a León buscará, entre sus monumentos, el curioso y reconocido Palacio de Botines, obra del arquitecto catalán Antonio Gaudí. Se encontrará, si no lo buscaba, con el imponente y armonioso Palacio de los Guzmanes, de porte renacentista, asentado sobre el solar de los Guzmanes, familia que perteneció a uno uno de los linajes leoneses de más arraigo, y que hoy día es la sede de la Diputación. Y ambos palacios, de tan dispares estilos, ocupan la entrada a la Calle Ancha, la arteria principal del primitivo campamento romano. Enfrente se encontrará con la que fue conocida como Plaza de las Palomas y hoy se llama de San Marcelo, presidida por el edificio noble del Ayuntamiento del siglo XVI que fue antes Palacio de la Paridad y que ahora acoge algunas oficinas del Consistorio ya que su sede principal se trasladó a la calle Ordoño II. A la derecha del ayuntamiento se conserva el Palacio de Torreblanca, del siglo XVII, hoy día sede de la asociación del Nuevo Recreo Industrial. Y en la parte trasera de la plaza, al otro lado de la Calle Ancha, el románico de la iglesia de San Marcelo.

Justo en la boca de la Calle Ancha que sube hasta la Plaza de la Catedral, y a su mano derecha, se abre otra calle, ésta bastante estrecha y casi rectilínea. Se trata de La Rúa. El nombre nos remite a su origen e historia que se remonta a la Edad Media cuando era el camino por el que llegaban a León haciendo el Camino de Santiago desde tierras francesas. Ya que estos peregrinos preguntaban por la “rue” de entrada a la ciudad los leoneses acabaron por adoptarla como “rúa”, y así todos sabían de qué hablaban. Sigue leyendo

Piedrasecha y Los Calderones (León)

Piedrasecha y Los Calderones (León)
Agosto de 2020

Es verano de buena mañana. Cielos azules y despejados en todo el horizonte leonés. La montaña en sus verdes y calizas son en el paisaje una muralla de picos alzados unos sobre otros. Son, para ser verano, esas mañanas frescas y cantarinas a orillas de los ríos y los arroyos que resisten con su caudal los rigores del estío.

Llegados a La Robla dejamos a un lado la localidad industrial con sus canteras, fábrica de cementos y la central térmica a la que le llegaba el carbón desde los pozos de Llombera y Santa Lucía. Digo que llegaba porque ahora que las minas se cerraron también se cerró este complejo industrial que permanece como un gigante mudo y erguido en el paisaje a los pies del Rabizo con su espectacular torre de refrigeración y el esqueleto metálico de toda su estructura. Sigue leyendo

Vegacervera (León)

Vegacervera (León, agosto de 2020)
Vegacervera, a los pies de la Cordillera Cantábrica, barrera calcárea de macizos deslumbrantes, valles amenos y feraces de montaña, bosques y retamas abatidas por los vientos recios de las cumbres, se abre paso hacia Valporquero y la monumentalidad estalactítica de sus cuevas, calificadas de catedral subterránea de León, a través de las impresionantes hoces abiertas por el río Torío, de etimología incierta y, con toda seguridad, prerromana.

Pero hay otro acceso más agreste y montaraz iniciando un ascenso desde Valporquero hacia los 1491 metros del Collado Rasón, salvando un desnivel de 454 metros en algo más de 4 kilómetros de marcha. El constante blanco calcáreo de los roquedales y los intensos verdes de los bosques de roble que van dando paso al ganar altura a los verdes de las escobas, piornos y retamas, así como el suelo alfombrado por la hierba tendida y las florecillas moradas que llaman quitameriendas, son un espectáculo al que se sumará el vuelo circular y solemne de las aves rapaces que anidan las alturas. Sigue leyendo

Orzonaga y el faedo

Orzonaga y el faedo hasta la Fonfría de Llombera
(León, montaña central.- agosto de 2020)

Los viajes por los pueblos de montaña son la oportunidad, también, de abrir la mirada a los paisajes vestidos de prados y bosques, recorridos por arroyos y siempre sorprendentes con su variedad de flores y plantas. El caminar pausado, los cielos limpios del verano, el aire de las cumbres, abren paso a nuevos pensamientos y otra forma de mirar la vida, tan pujante y renovada con el paso del tiempo.

Estamos en Orzonaga. El caserío aparece agrupado con su uniformidad de tejados rojos y paredes de piedra características de los pueblos leoneses de montaña. La primera impresión es de alivio al comprobar que no se han construido inmuebles que rompan la tradicional armonía de su conjunto urbanístico. El arroyo de la Mediana transcurre a lo largo del lugar con sus aguas claras. Algunas casas lucen abundantes emparrados en sus fachadas y otras adornan puertas y ventanas con motivos originales en los que se combinan los utensilios comunes con plantas, paraguas, pantalones o abarcas sosteniendo ramilletes de flores. El agua corre por las acequias a pie de muro y un puentecito de madera da acceso al inmueble. En una esquina se ha instalado un pequeño parque de animales domésticos y del entorno construidos con diferentes materiales reciclados, y en lo alto de una colina a la salida del pueblo se alza la silueta gigantesca de un mamut. Todo es evocación de la antigua riqueza de la comarca. Sigue leyendo

ARRIBES DEL DUERO, el mundo del agua y el granito (I)

Arribes del Duero, el mundo del agua y el granito (I)
22 de mayo de 2019

El Duero, a su paso por tierras zamoranas del Sayago, choca frontalmente con el granito, se retuerce y labra un paisaje de hoces y desfiladeros tomando dirección sur hacia territorios salmantinos con la constancia del agua en su trabajo, erosionando y cavando gargantas que llegan a sobrepasar los 200 metros de profundidad. Decir que el resultado de este choque brutal del agua y el granito es espectacular, está de más. En esta labor el Duero recibe la ayuda del abundante caudal del Esla por su derecha y la acción decidida del Tormes, por su izquierda.

Estas tierras, que junto con las portuguesas de Tras os Montes de la otra orilla formaron parte del Reino de León, conservan, además de su peculiar orografía, el aire de la vida tradicional en la que han ido calando las formas de la modernidad con cierta calma y acomodo. Territorios y comarcas de asentamientos judíos, de aquellos que fueron alejándose hacia Portugal tras su expulsión de España en 1.492 con los Reyes Católicos, y que dejaron su impronta en los pueblos por donde fueron pasando.

La penillanura, de abundantes y frondosos bosques de encinas y robles, se extiende en extensas dehesas ganaderas. Otras especies arbóreas se dan en este espacio de los arribes, tales como el alcornoque, el enebro y el almez; éste último forma bosques de almezales cerca de las orillas de los ríos. Es un árbol pariente del olmo que da frutos comestibles, aunque se usan –principalmente- para consumo de los animales. Se relaciona con Ulises, de quien se dice que tras comer el fruto del almez, él y su tripulación olvidaron el nombre de su patria. Los colores de la primavera nos regala la vista de una intensa gama de verdes, amapolas, cantuesos, lavandas y los amarillos de los matorrales formados por chumberas, jaras, piornos, retamas y abundantes tomillos. El cantueso o lavándula stoechas, también conocido –entre otros nombres- como tomillo borriquero, es un arbusto de flores moradas y un aroma entre la lavanda y el tomillo. Tiene propiedades medicinales y, como nota curiosa, puede usarse como repelente de los mosquitos. Sigue leyendo

Astorga y Santiago Millas: Por el corazón del cocido maragato

Astorga  y Santiago Millas: por el corazón del cocido maragato

28 de agosto de 2013

Catedral de Astorga (Reino de León)De  León, sede de reino medieval, capital de más de media España y Portugal cuando Alfonso VII  fue proclamado emperador en la catedral (1135) con el reconocimiento y vasallaje, incluso, del Conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, cabe hablar despacio, descorrer los pavimentos de sus calles, desvelar las fachadas ocultas de sus antiguos palacios, levantar la imaginación de sus castillos y sedes reales, plantarse ante los lienzos de sus murallas y sus cercas para entrar en el significado de su realidad ignorada, patria de las primeras Cortes europeas y asiento de un románico isidoriano en la belleza de las imágenes que cubren los techos y columnas del panteón de los reyes de León y sus tumbas saqueadas. De León, ciudad, historia, leyenda, olvido y verdad, cabe decir tanto que no puede ser este pequeño espacio el lugar para intentarlo hoy. Pero sí el compromiso de, en algún momento, contar los sentimientos de la ciudad que me vio nacer y a la que regularmente acudo para descubrirla en alguna faceta nueva o renovada de su pulso y su vida.

Sigue leyendo

León, la Calle Ancha

León, la Calle Ancha

.

Subiendo o bajando por la Calle Ancha de León estás recorriendo uno de los tramos con más historia de la ciudad y una de las arterias con más animación entre el Barrio Húmedo y las calles que se arremolinan en derredor de la Plaza Torres de Omaña. Calle peatonal en un centro histórico y monumental con el conjunto medieval de sus calles estrechas de trazado irregular y sus pequeñas plazas también de desigual trazado.

Sigue leyendo

León, dos calles, dos visitas y tres bares

León, tres bares y dos calles extramuros, más dos visitas: al León romano y al Santo Grial de San Isidoro

agosto de 2014

TRES BARES
Más allá del perímetro romano y medieval de la ciudad, se encuentra otro León cargado de avatares y de historia; de ese León destacamos, hoy, tres bares sobresalientes por el ambiente y la espectacularidad de sus tapas y servicio de comidas, ya que –además- resultan ser cervecerías o restaurantes.

Sigue leyendo